Lo Único Que No Podrás Hacer en el Cielo

lo unico que no podras hacer en el cieloEsta es una obra interesante para quienes quieren aprender a compartir las ‘Buenas Nuevas’. Pongo este libro a tu alcance con el propósito de expandir el evangelio de salvación. A continuación la introducción y más abajo la obra completa:

De aquí a 300 millones de años, ¿qué será lo único importante? ¿Importará cuánto dinero ahorraste? ¿Importará qué estilo de automóvil conducías? ¿Importará si tu equipo ganó el campeonato de fútbol o baloncesto este año? ¿Importará con qué chica fuiste a la cena de fin de año?

Dentro de 300 millones de años, la única cosa que importará será si estás en el cielo o en el infierno. Si esto es lo único que importará entonces, debería ser una de nuestras más grandes preocupaciones ahora. La verdadera pregunta es, ¿qué estás haciendo hoy que tendrá relevancia dentro de más de 300 millones de años?

Segunda Corintios 5:10 nos asegura que “. . . es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”. ¿Crees realmente como seguidor del Señor Jesucristo que habrá un día en que estarás parado frente a su trono? Cada uno de nosotros estará cara a cara con el Dios de este universo. ¿Te puedes imaginar eso? ¿Crees que importará si con denuedo compartiste tu fe con inconversos, si le contaste a un mundo perdido acerca de la única respuesta para el alma – Jesús? Sí, importará. Importará si compartiste lo más precioso que tienes con la mayor cantidad de personas posible.

Yo me he visualizado parado frente al trono de Dios, y creo que me voy a dar cuenta de algunas cosas. Cuando mire a Jesús, creo que comprenderé que es mucho más real de lo que imaginaba. Me sorprenderá lo pecador e inmundo que soy cuando esté ante su perfecta santidad. Quedaré perplejo al ver la hermosura del cielo, más allá de lo que pude haber soñado. Pero también creo que en el cielo lamentaré no haber hablado más de él mientras estuve en la tierra.

Si pudiéramos pasar tiempo con Pedro y Pablo, me pregunto qué consejo nos darían. Si habláramos con evangelistas como Spurgeon, Whitefield, Wesley o Moody, ¿cómo nos guiarían? Realmente creo que nos dirían que nos entreguemos totalmente a alcanzar a los perdidos sin importar el costo, que no veamos atrás, sino que con denuedo hablemos de nuestro Señor.

Romanos 10:13-15 dice:

“Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”

De eso se trata este libro: enviar a cada cristiano con

confianza, denuedo y el amor de Jesucristo a alcanzar a un mundo que se está perdiendo. La gente no podrá creer en Jesús e invocar su nombre para salvación a menos que oigan acerca de lo que él hizo por ellos. ¿Y cómo pueden oír si los cristianos no llevamos el gran nombre de Jesús a todas las personas posibles?

Estos últimos siete años he tenido la oportunidad de testificar del amor de Dios a varios miles de personas en forma individual. Estas experiencias y las lecciones que Dios me ha enseñado en el proceso han traído humildad a mi vida. Este libro reboza con cosas que he aprendido en esos siete años, con el propósito de que apresure el proceso de aprendizaje para otros.

Mí oración es que encuentres en este libro un gran desafío y a la vez una fuente de motivación. Primera Tesalonicenses 5:11 dice: “Por lo cual, animaos unos aotros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis”. Todos necesitamos recibir motivación para llegar a ser lo mejor que podamos para Dios. Mi intención no es hacerte sentir culpable por no haber compartido tu fe como deberías, sino que deseo que este libro te motive a tener el denuedo necesario para ser un buen testigo del Señor. Este libro te desafiará a reconocer que tienes la única respuesta para la eternidad, y te equipará para compartir esa respuesta usando técnicas bíblicas y prácticas para alcanzar a los perdidos.

Aproximadamente 150,000 personas morirán el día de hoy. Me pregunto: ¿Dónde pasará la eternidad cada una de ellas? Disfruta este libro, y después sal de tu círculo de comodidad, confiando en lo que el Señor puede hacer por medio tuyo. Siempre recuerda que cuando sales de tu círculo de comodidad, entras en el círculo donde Dios hace su obra. ¡Gracias por querer hacer algo que dejará una huella trascendental aún dentro de 300 millones de años!

A %d blogueros les gusta esto: