Proverbios 23:27-31 (Fidelidad)

Porque fosa profunda es la prostituta,     y estrecho pozo, la mujer ajena. Se pone al acecho, como un bandido,     y multiplica la infidelidad de los hombres.

¿De quién son los lamentos? ¿De quién los pesares?     ¿De quién son los pleitos? ¿De quién las quejas?     ¿De quién son las heridas gratuitas?     ¿De quién los ojos morados? ¡Del que no suelta la botella de vino     ni deja de probar licores!

No te fijes en lo rojo que es el vino,     ni en cómo brilla en la copa,     ni en la suavidad con que se desliza;

A %d blogueros les gusta esto: