Proverbios 2:16-19

te librará de la mujer ajena,
de la extraña de palabras seductoras
que, olvidándose de su pacto con Dios,
abandona al compañero de su juventud.
Ciertamente su casa conduce a la muerte;
sus sendas llevan al reino de las sombras.
El que se enreda con ella no vuelve jamás,
ni alcanza los senderos de la vida.

A %d blogueros les gusta esto: