Proverbios 1:29-33

Por cuanto aborrecieron el conocimiento
y no quisieron temer al Señor;
por cuanto no siguieron mis consejos,
sino que rechazaron mis reprensiones,
cosecharán el fruto de su conducta,
se hartarán con sus propias intrigas;
¡su descarrío e inexperiencia los destruirán,
su complacencia y *necedad los aniquilarán!
Pero el que me obedezca vivirá tranquilo,
sosegado y sin temor del mal.

A %d blogueros les gusta esto: